El rol del comunicador

La era digital impone desafíos a la sociedad y en especial a los comunicadores televisivos, entre los que se incluyen a los presentadores, conductores y animadores, que constituyen un factor primario y primordial de la comunicación.

Los estudios de comunicación han puesto énfasis en diversos objetos, dejando de lado al emisor del mensaje televisivo, sujeto de la comunicación junto con el receptor.

Sin embargo, el comunicador/a televisivo no sólo comunica con la voz, sino con toda su persona, con su estilo y personalidad. Es el canal más simple, efectivo, eficiente y eficaz para comunicar un mensaje. Representa la  forma de expresión y del contenido del mensaje a la vez.

No existe ninguna duda de que la comunicación de un mensaje mejora con la calidad o excelencia de la emisión, y ésta con la calidad o excelencia del emisor. La calidad de lo comunicado/enunciado va de la mano de la calidad de la comunicación/enunciación.

Una buena emisión mejora la posibilidad de recepción, y sin buena recepción no hay comunicación (el mensaje no es lo comunicado, sino lo entendido por el receptor). Una buena comunicación implica respeto irrestricto al receptor y destinatario del mensaje. Una buena comunicación empieza por un buen comunicador. Un buen comunicador es, ya, un buen mensaje.

Fuente: Newsletter ISEC

Etiquetas: , ,

Deja un comentario